oculusrft

13 Feb Cada vez es más fácil acceder a la realidad virtual

Califica esta publicación

Cuando lanzaron el Oculus Rift encontramos que sus especificaciones mínimas requerían un procesador Intel Core i5 4590 (o equivalente) y una tarjeta gráfica NVIDIA GTX 970 para estar en línea con una típica PC de juegos de gama media. Por debajo de eso, una computadora no sólo no puede ejecutar programas para VR normalmente, sino que puede llegar a marear al usuario por el lag. Pero sin cambiar nada del hardware, Oculus ha reducido la especificación mínima del Rift a una tarjeta gráfica Nvidia 960 y un procesador Intel i3-6100 o una AMD FX4350. Eso es todo gracias a su nueva tecnología de fijación de fotogramas, la que anunció Mark Zuckerberg el año pasado.

El cofundador de Oculus, Brendan Iribe, dijo que las aplicaciones del sistema “deben alcanzar 90 fotogramas por segundo”. En comparación con los juegos convencionales bidimensionales, sólo se necesitan unos pocos cuadros omitidos para inducir náuseas en los jugadores. La compañía de VR redujo los cuadros al intriducir un “margen de tiempo asincrónico”, lo que reduce la latencia y reduce la vibración, arreglando de esta manera el problema de “cuadros por segundo” en aplicaciones VR en el Rift.

El Rift funciona perfecto cuando los usuarios se quedan quietos y miran a su alrededor, pero esta nueva tecnología ayuda cuando un jugador se mueve, su cabeza cambia o toda la escena cambia a su alrededor. Para ello, el sistema toma los dos fotogramas anteriores generados, analiza la diferencia y crea un “marco sintético” que se sincroniza con el movimiento actual del usuario. Cuando esta tecnología entra en acción, se permite que los juegos ejecuten a una velocidad interna de 45 fotogramas por segundo, insertando un marco sintético entre todos los generados nativamente para enviar 90 cuadros por segundo a los lentes del Rift.

Esta solución de bajo rendimiento es exactamente lo que permitió a Oculus reducir la especificación mínima del Rift sin mejorar el hardware. Para probar su punto, Iribe presentó la máquina con la capacidad VR más económica: una CyberPowerPC que cuesta $500 dólares (320 mil pesos chilenos). Eso es aproximadamente la mitad del costo de las computadoras de nivel de entrada aprobadas por Oculus anunciadas en febrero. Pero el CyberPowerPC también se puede comprar en un paquete Rift por $ 1000 dólares (650 mil pesos chilenos), lo que significa que el margen de accesibilidad se ha reducido.