24 Jul Donde se equivocó Microsoft: lo táctil

Donde se equivocó Microsoft: lo táctil
Califica esta publicación

Microsoft ha tenido una mala semana. El gigante anunció ganancias bajas para el segundo trimestre del año, lo que causó la baja de hasta un 11% de sus acciones. Si las ganancias muestran algo, es que aparte de sus ofertas empresariales (como Skydrive o Office 365), Microsoft no tiene ningún producto en el mercado que los consumidores deseen realmente.

¿Qué sucedió con la empresa que no hace mucho lanzó Windows 7 (el supuesto mejor sistema operativo hasta el momento)?

En algún momento en los últimos años, Microsoft decidió que sus productos deberían priorizar “lo táctil”.

La primera vez que se mostró esto fue en la conferencia D9 en junio del 2011. Desde entonces, Microsoft ha intentado que los consumidores compren notebooks con pantallas táctiles, incluso hasta híbridos notebook/tablet, como la Lenovo Yoga. El problema es que la gente no está interesada verdaderamente en estas máquinas. Los gadgets como la Lenovo Yoga no combinan “la experiencia táctil intuitiva de una tablet” para darte “una completa versatilidad”, como Lenovo te quiere hacer creer. En lugar de esto, son simplemente notebooks (casi siempre buenos notebooks) limitados por la interfaz táctil de Windows 8, interfaz que a los usuarios no les interesa.

En algún momento en el pasado, la gente de Microsoft vio el éxito de los teléfonos iPhone y Android, y se dijeron a sí mismos: todos los productos deben ser táctiles. Y todos decidieron seguir este camino.

La Surface con Windows RT es un gadget que confunde a sus usuarios, pero el problema de Microsoft es que pensaron que los usuarios estarían clamando tomar sus pantallas. Lo mismo pasa con los notebook con pantallas táctiles. Si has utilizado un notebook con pantalla táctil, lo más probable es que apenas tocaste la pantalla. Es que finalmente esta función es inútil.

Microsoft, como compañía, se mueve muy lentamente. Steve Ballmer, CEO, está tratando de cambiar esto mediante una famosa reorganización estructural, pero no veremos los frutos por un buen tiempo. Una vez Microsoft hace una apuesta, está allí a largo plazo, ya que han demostrado que no corrigen el rumbo lo suficientemente rapido. “Lo táctil”, que engendró el Windows 8 y la Surface, no fue la movida acertada. El barco zarpó, ahora hay que preguntarse cuanto tardará en volver al rumbo correcto.