busy2

09 Feb Por qué las distracciones pueden aumentar tu productivdad

Califica esta publicación

En nuestra persistente locura seguimos usando el “estar ocupados” como una insignia de honor. Estamos perversamente orgullosos del tiempo libre que no tenemos.

Un estudio de alrededor de mil trabajadores en el Reino Unido realizado por la empresa de inteligencia de negocios Xoomworks demuestra esto, revelando una tendencia de ‘ocupación competitiva’. El estudio mostró que el 31% de los oficinistas habían enviado correos electrónicos fuera de las horas de oficina para señalar a otros lo “ocupados” que estaban. Cincuenta y cuatro por ciento admitió quedarse hasta tarde sólo para impresionar a sus jefes.

Estar ocupado es un fenómeno cultural. El problema es que, cuando se recompensa el estar ocupado, la productividad sufre. Los alemanes trabajan en promedio 256 horas menos al año que los británicos, pero siguen siendo el país más productivo de Europa, según la Oficina de Estadísticas Nacionales del Reino Unido. Y son el tercer exportador más grande del mundo.

Las técnicas de productividad son excelentes para aprovechar la energía productiva y reducir el esfuerzo desperdiciado. Pero a veces no se puede aprovechar la concentración necesaria para ser verdaderamente productivo. El enfoque se escapa y te sientes como si estuvieras corriendo en la arena. Hay una razón para eso: se llama flujo.

El estado de flujo se define como aquella sensación elusiva de estar totalmente concentrado en la tarea a realizar, o de estar “en la zona”. El autor y empresario Steven Kotler ha explorado y escrito ampliamente sobre la neurociencia del estado de flujo, y postula que la eficiencia mental óptima no es causada por la hiperactividad en el cerebro, sino por la hipo-actividad, donde las partes del cerebro que nos pueden distraer de ser productivo se ralentizan o se detienen.

Kotler recomienda tareas inmersivas no relacionadas al trabajo para aumentar la productividad y poner en marcha el estado de flujo. La mayoría de los empleados parecen estar de acuerdo con él. Según la investigación, el 74% dedica por lo menos 30 minutos al día a “aflojarse”, y la mayoría cree que los descansos mentales los hacen más productivos. Casi una cuarta parte de esos empleados eligieron las redes sociales como sus medios de aflojamiento productivo.

Un estudio separado de la Universidad de Melbourne confirma esto, alegando que los trabajadores que se dedicaban a las redes sociales de modo recreativo menos de 20 minutos por día eran 9% más productivos.

Así que cuando te sientas agobiado, distráete por una media hora en el trabajo y verás como los jugos creativos fluyen de nuevo.