how-to-get-fiber

07 Ago ¿Qué pasó con la fibra óptica de Google?

¿Qué pasó con la fibra óptica de Google?
Califica esta publicación

El anuncio de que el gigante Google empezaría a proveer Internet en Estados Unidos fue una noticia que causó revuelo.

Google Fiber comenzó como un experimento, y luego parecía estar a punto de convertirse en un contendiente legítimo contra los proveedores de Internet. Pero hoy en día sirve como prueba de que el suministro de Internet por fibra óptica de alta velocidad es una propuesta perdedora, incluso para una de las empresas más ricas del mundo.

Pero esta semana trajo malas noticias para Google Fiber, la apuesta del gigante de la búsqueda para convertirse en un proveedor de servicios de Internet de gran alcance. La semana anterior, Greg McCray renunció como CEO de Access, subsidiaria de Google que se encarga de Google Fiber.

Desde temprano Google fue cuidadoso con sus ambiciones como proveedor de Internet de alta velocidad. El anuncio de febrero de 2010 de Fiber lo llamó un “experimento“.

Kansas City, Missouri, el primer lugar para obtener Google Fiber en 2012, fue pensado como un “banco de pruebas”. Los periodistas especularon que Fiber era en gran parte un proyecto simbólico destinado a avergonzar de los proveedores de internet más grandes en la oferta de Internet, para así crear un entorno de internet ultra rápido en la comunidad.

Google reveló lentamente las ambiciones de proveer su servicio a escala nacional. En 2014, la compañía anunció que exploraría la expansión a nueve nuevas áreas metropolitanas, a partir de tres anteriormente. El mismo año, el gerente de ese momento fue promovido para trabajar de cerca con el CEO Larry Page, junto a grandes nombres como Sundar Pichai. Google continuamente amplió el servicio a nuevas ciudades hasta 2016.

Pero este intenso gasto de dinero tenía menos sentido después de que Google se reestructurara en Alphabet. Este movimiento estaba destinado a inyectar más responsabilidad fiscal en una empresa que se enorgullece de mantener una cultura de la innovación. Excavar las calles de la ciudad para poner cable de fibra óptica es tremendamente caro. Obtener permiso para instalar una red de fibra requiere trabajar con los líderes de las ciudades, lo que aumenta los gastos y retrasa la implementación. Además, hay escasa evidencia de que los consumidores están dispuestos a pagar por internet de 1 gigabit masivamente en Estados Unidos o simplemente creen que no lo necesitan.

Estos factores combinados son probablemente la razón por la comenzaron los despidos y renuncias el año pasado. El gerente de Access renunció en octubre de 2016, y en ese mismo mes, el 9 por ciento de los 1.500 empleados de Access fueron despedidos, y los planes para expandirse a mercados como Los Angeles y Dallas fueron detenidos.

La lección que Google está aprendiendo es aquella que los principales proveedores de internet ya descubrieron: proporcionar Internet de banda ancha tradicional no es una buena manera de ganar dinero en 2017, sin importar lo rápido que sea. El crecimiento de adopción de banda ancha casera se ha estabilizado en los Estados Unidos mientras que algunos usuarios optan simplemente utilizar los planes de datos de su teléfono. Esa es una de las razones por las que los principales proveedores de internet, desde Comcast hasta AT&T y Verizon, han concentrado sus esfuerzos en adquirir proveedores de contenido como Disney y Time Warner en los últimos años.

Google Fiber siempre tuvo un atractivo demasiado bueno para ser cierto, un atractivo que fascinó a los periodistas, entusiasmó a las comunidades locales y molestó a los competidores. Pero el sueño de tener más de 1.000 ciudades floreciendo con redes de fibra óptica de alta velocidad se ha transformado en la realidad de menos de 20 ubicaciones, que incluye ciudades y áreas metropolitanas, con menos acceso al servicio de Google.