skypereviews

12 Jul Skype es criticado ferozmente por la última actualización de su versión móvil

Skype es criticado ferozmente por la última actualización de su versión móvil
Califica esta publicación

Si has actualizado tu aplicación de Skype en tu celular recientemente, entonces probablemente tengas una opinión sobre la última actualización, y si las últimas revisiones son algo para considerar, no se ve positivo. Los usuarios se han quejado de que el último rediseño no es sólo una pesadilla estética, sino que también es menos productiva que las versiones anteriores.

Muchas de las características principales de las versiones de iOS y Android han desaparecido, y los clientes parecen odiar el hecho de que Microsoft haya decidido ir por un servicio orientado a la juventud “estilo Instagram“, en lugar de la aplicación orientada a los negocios que habíamos llegado a querer a pesar de sus errores.

Por supuesto, no son sólo los colores deslumbrantes y el uso horrible de emojis que hace que el nuevo diseño de Microsoft sea tan poco atractivo. Muchos usuarios se quejan de que las características de las que dependían han desaparecido, a cambio de una opción para cambiar el color del chat o elegir un nuevo “tema” para la aplicación.

Skype ha eliminado una serie de elementos clave, como la capacidad de ver claramente quién está en línea y quién no. Además, la aplicación ya no funciona con un auricular Bluetooth, no puedes utilizar el modo vídeo fuera de la aplicación y no puedes tomar una foto con los botones físicos del hardware.

Es fácil ver hacia donde quiere ir Microsoft con el rediseño. A medida que las aplicaciones de colaboración y comunicación se vuelven más comunes, es lógico que Microsoft desee actualizar su apariencia a algo un poco más “cool” orientado a los más jóvenes.

Desafortunadamente, lo que le gustaba a los usuarios de Skype era justamente que ofrecía una sofisticada experiencia de chat, ellos claramente no buscaban un clon de Snapchat. Si bien hay una aplicación de Skype para empresas disponible, es parte de Microsoft Office 365 y es de pago. En otras palabras, los consumidores cotidianos podrían quedarse atrapados con esta actualización muy poco atractiva.